Picnic


…y como todos los sábados, mamá había preparado un desayuno especial y decidió meterlo todo en una cesta de mimbre cubierta con un mantel de cuadros. El pan recién hecho, la mermelada de las moras que habíamos recogido el verano pasado, queso fresco y fruta de los árboles de la abuela. Cada una nos pusimos nuestros sombreros y Luca entre ladridos nos pidió que lo lleváramos…